jueves, 3 de enero de 2008

SONETO DE LA BESTIA

















A la nada me voy: No busco nada
no persigo, no te evoco, ni te invoco
quiero darme a mi instinto y es tan poco
anhelarme loba libre en la manada.

Me regalo una luna enharinada
que acompañe la locura de los locos
en su pálida blancura es donde toco
de un adiós su canción desafinada.

En la noche es mi aullido el que te alerta
a poner en tu ventana las aldabas
y poner firme cerrojo a toda puerta.

Que la fiera que hay en mí fuerza la entrada
para que el fino colmillo de esta bestia
dignifique su venganza a dentelladas.

6 comentarios:

Caminodelsur dijo...

Dignidad de loba, fieros y excelentemente enlazados versos, con esa fuerza de bestia

Andariega me encantan de verdad.

Besos
M. Pilar O. la bicha de siempre ;)

Bárbara Calderón Romero dijo...

Bicha querida: Que este nuevo año sea todo lleno de amores, alegrías y mucha poesía. Espero seguir contando con tu compañía incondicional. Cariños de
Andariega

Ana R dijo...

A veces el instinto es más natural que la sumisión.Me encantó ese yo loba que remarca su territorio...Precioso.

Un saludo

Bárbara Calderón Romero dijo...

Remarcado territorio de una bestia al que puede entrar quien ame la poesía cuando quiera.
Gracias por venir y abrirme también tu puerta.
Un abrazo de
Andariega

Anónimo dijo...

Muy buen contenido, mas su esquema literario no está claro. ¿Qué tipo de versos construiste?
Te recuerdo que los sonetos deben tener una métrica fija para los 14 versos.

Bárbara Calderón Romero dijo...

Anónimo:
Yo escribo nada más. Nada sé de literatura. Agradezco tu comentario.
Un abrazo de
Andariega