domingo, 24 de junio de 2007

HISTORIA

Hubo un día una mujer que dijo mar
y se le llenó de sal la boca.

Dijo vuelo esa mujer
y quebró sus huesos en la caída.

Esa mujer dijo violines
y en un latigazo se cortaron sus cuerdas.

Hubo un día una mujer que cayó para siempre.

Y calló para siempre.

2 comentarios:

lisette de la fuente dijo...

Hermosa poesía...hermosa.

Bárbara Calderón Romero dijo...

Linda ella!
Un abrazo para ti y gracias.
B